Lo que bien empieza…

La filosofía de Buena Vida Studio ya la conocéis, llevamos el optimismo por bandera 🙂  Si a Lou Reed le gustaba cantar al lado más salvaje de la vida, nosotros frecuentamos su lado más optimista.

Y este principio de año ha empezado bien, muy bien…  Para comenzar el año, tenía yo planeada una salida al campo con unos amigos. La combinación  naturaleza + amigos  es difícilmente superable para mi.

Al planear la salida, recuerdo que solo comenté «nada de Pirineos, nada de nieve…», no por nada en especial, pero no le tengo mucha afición a la nieve, cosas mías…

Elegimos una zona que no conocíamos, y de la que teníamos buenas referencias; la Laguna Negra y los Picos de Urbión, en Soria. Preparamos la estancia para dos días, con dos travesías senderistas que nos garantizaban buenos paisajes y rato para las risas y la conversación, que es de lo que se trata claro. ¿Se podía pedir más?

Pues lo tuvimos. La nieve.  Hombre… que en pleno invierno nieve en esta parte de Soria…tampoco es nada raro, pero no lo habíamos contemplado en la planificación. Así que.. cuando llegamos al punto de inicio, en seguida comprendimos que todos nuestros planes se habían ido al traste… imposible hacer las rutas previstas… había mucha nieve.

¿Que hicimos?  Pues tirar de refranes, empezando por aquel de  «a mal tiempo… buena cara »  Cambio rápido de planes, ajustamos la ruta a las nuevas condiciones del terreno, y  ¡ a disfrutar !!!     Y vaya si disfrutamos.

La nieve tiene esa capacidad de cambiarlo todo, hasta convertir un pinar del sur de Europa en un paisaje propio de otras latitudes. ¿Habéis estado en Laponia ?  Yo tampoco, pero me la imagino así

 

Incluso tuvimos el honor de contemplar la Laguna Negra convertida en Laguna Blanca. Maravilloso.

Pues que os voy a contar que no veais con vuestros ojitos… el dia fué espectacular. Afortunadamente ibamos bien preparados para el frio, porque ¡¡¡ os aseguro que hacía mucho !!!

pero quien se acuerda del frio… pudiendo disfrutar de estas imágenes… en directo. Como podéis suponer, estábamos completamente solos, así, en plan egoístas, ¡todo para nosotros!

Buen hospedaje en el Hotel Rural del Médico, con esa cena que necesitábamos para recuperar el tono. Lo mejor de estas salidas, suelen ser las charlas post cena, probando los licores de la zona claro 😉

El segundo dia, tras comprobar que los accesos por carretera a los sitios que habíamos elegido estaban cortados por la nevada, cambiamos las rutas senderistas por el turismo urbano.

Un paseo por  Soria capital nos alegró la mañana, y nos dejó algunas bonitas escenas en le retina como este perrillo, que no estaba dispuesto a esperar al dueño en el frío suelo. Que jodío.

Me gusta conducir. En nuestros viajes largos por carretera siempre peleamos Raquel y yo por estar al volante, así que a la vuelta, solo, me relajé y aproveché para oír cuatro horas de mi música favorita a todo volumen.

Llegando a casa, después de sobrevivir a la siberia soriana, soñaba yo con una tarde de sillón y chimenea… solo de imaginarlo…

y, ¿cual fue mi sorpresa?

Pues que, mientras yo me pegaba la Buena Vida con mis amigos, Raquel se pegaba la currada para terminar la última presentación de BuenaVidaStudio…  ¡¡¡ la colección de cojines !!!

Bueno… de la colección de cojines, ya hablaremos tranquilamente, presentándolos en su post correspondiente.

Al final, cada uno disfrutó… a su manera.  ¿Veis como el optimismo siempre atrae a las cosas buenas ?

¡¡¡ Viva la buena vida !!!   ¡¡¡ A disfrutarla !!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba